GAY BLOG BR by SCRUFF

This article is also available in: Português

El empresario Bruno Sodré (34) conoce bien los vaivenes de la vida. Ahora dueño de un salón de lujo en el centro comercial Morumbi Town en San Pablo, Sodré recuerda las dificultades del pasado con sabor a victoria, cuando la pizzería de sus padres quebró y se encontraron en dificultades financieras. La determinación del joven le hizo transformar la lavandería de la casa en un salón improvisado, que pronto creció a pasos agigantados, ganando una clientela fiel y convirtiendo sus sueños en realidad.

foto
Colección personal: Bruno Sodré

En una entrevista exclusiva para GAY BLOG BR, Bruno Sodré cuenta un poco más sobre su increíble historia de superación.

¿Es usted de Capão Redondo? ¿Cómo fue tu infancia?

De hecho, nací en el barrio de Jabaquara y nos mudamos a Capão Redondo, donde mis padres tenían un negocio. Mis padres tenían una pizzería en Capão y yo vivía allí. Viví allí en la región, luego viví un poco más lejos. Luego volvimos a Capão. No tuve una infancia necesitada, de hecho, mis padres incluso tuvieron éxito. Estaba estudiando en una escuela privada, una de las más caras de la región, pero mis padres lamentablemente no sabían manejar el dinero y la gestión de esta pizzería muy bien y quebró. Nos quedamos sin nada, dejé la escuela, mis padres vendieron el auto, nos quedamos sin ningún lugar adonde ir. Mis padres también recibieron algunos golpes, no podían mirar todo en la empresa, así que terminaron recibiendo algunos golpes económicos y nos fuimos a vivir a la casa de un tío en Capão Redondo. Mi madre era trabajadora doméstica y mi padre era repartidor, luego nuevamente reformularon toda nuestra vida y construyeron una casa allí en el terreno de mi abuela en Capão Redondo en 2000. Y luego me criaron desde el 2000 hasta aquí, hace 21 años, debería haber tenido alrededor de 13 años, pero me crié en Capão Redondo.

¿En qué año creaste tu salón en Capão Redondo? ¿Cómo fue el movimiento, la clientela allí?

En 2012/13 fue cuando empecé a trabajar, había sido ayudante de peluquería antes, pero en 2013 comencé a trabajar en la cocina de mi casa. Empecé a anunciarme mucho en Facebook y empecé a recibir clientela. Indicación también, realizada en casa del cliente. Y luego comencé a ahorrar dinero y les pregunté a mis padres si podía renovar la lavandería (porque había una lavandería sin usar en mi casa). Se fueron. Remodelé la lavandería y publiqué en Facebook que había remodelado y tal.

Desde una lavandería hasta un salón lujoso en un área de lujo es todo un viaje. ¿Cómo se produjo este giro?

No recuerdo haber usado ningún tipo de estrategia, seguí con lo que se suponía que era. A medida que la demanda llegaba, fui aumentando. Estaba en la lavandería de casa, trabajaba mucho, ya había ganado mucho dinero allí. Yo ya tenía empleado, porque llamé a mi vecino para que me ayudara y cuando lo vi ya había empleado a tres personas allí en el lavadero, con salario fijo y todo; y luego hubo demanda. Me anuncié en Facebook, pagué una publicación, patrociné un enlace, pagué Google Ads y así disipé mi trabajo. Creo que también fue un trabajo diferente, una forma diferente de vender para la época, donde casi nadie publicaba una foto de “antes y después”. Hoy en día ya lo hacen. Entonces, ¿cómo me las arreglé para hacer esto en un momento en que nadie lo hacía? Primero se te conoce por eso. Y luego, cuando te reconocen primero, puedes durar para siempre (risas), ¿entiendes? Eres conocido por eso, por eso hoy en día hay muchos peluqueros haciendo la misma cosa.

foto
Colección personal Bruno Sodré

¿Te ha inspirado alguien o algún negocio para crear tu propio salón?

Nunca tuve ningún tipo de inspiración para un modelo de negocio. Me inspiraron los salones en los que había trabajado anteriormente, como Jacques Janine, Studio W, etc. Son salones preciosos, algo muy moderno. Entonces, incluso en la lavandería, si miras la foto, era un espacio muy hermoso, bien hecho. No tiene por qué ser caro si se tiene buen gusto, se puede dejar un aspecto lujoso. Pero no me inspiré en una persona o una marca.

Entendemos que tiene planes de lanzar una línea de cosméticos y tratamientos para el cabello. ¿Sería algo volcado en la diversidad y las minorías?

Creo firmemente en una venta universal, pero sin duda será una marca muy inclusiva. Muchas marcas lo están consiguiendo ahora porque tienen que ser así. La forma en que esto se publicitará y venderá, entonces tengo varios proyectos en mente, varias campañas inclusivas, tanto para nosotros como para los negros. Tengo muchas ganas de poner a todo tipo de personas en mi merchandising, así que, seguro, mi marca será muy inclusiva. Fuera de formular, que es algo que me encanta. No formulo porque no estudié para ello, pero he trabajado con el cabello durante 17 años, así que decirle a alguien lo que necesito en un producto es divertido para mí. Además, tengo un don creativo realmente genial en términos de imagen y sonido, así que realmente me gustan nuestras canciones en el sentido gay, ¿sabes el ritmo del club? Esas cosas. Así que realmente quiero crear una imagen que me recuerde los días de mis tiempos de club. PeroMe preocupo mucho por que todos se sientan muy cómodos, porque creo que esto es lo bueno, cierto.

Colección personal: Bruno Sodré

Tu equipo está formado por personas LGBT y negras, ¿cómo surgió esta idea?

Acerca de mi equipo, nunca proyecté para tener gays o no, es una cuestión de capacidad y oportunidad. Cuando programo una entrevista, no pregunto si esa persona es gay, bi o trans. Simplemente es invitada a hacer una prueba en el salón y, en esta prueba, vemos si sabe cómo hacer lo que se le propone, y si le va bien, es contratada. No importa el color de tu piel o tu sexo. De todos modos, los gays nos llevamos muy bien con nuestro cabello, gracias a Dios rockeamos: gays, trans… todos. Todo el mundo tiene talento, pero todo el mundo sabe que las abejas arrasan – y allí doy oportunidad. Me aseguro que ella sepa que no soy yo quien le dio la oportunidad, sino que ella se dio esa oportunidad, porque tampoco me gusta ese heroísmo del tipo “le di la oportunidad a una trans”, “le di la oportunidad a un gay ”. Se dieron la oportunidad, solo creí. El problema es que la gente no cree y no da una oportunidad. Esto es muy triste, lo sé porque he escuchado historias y he visto con mis ojos y, en fin, es muy triste. No me gusta tener una corona en la cabeza, así que la corona tiene que ser de ellos porque está funcionando bien. No soy un gran admirador de que sea un héroe porque cometo errores y cuando cometo errores no quiero que la persona se quede con esta impresión «oh, ves que era perfecto, ahora ya no lo es».

La trans que trabaja conmigo, está haciendo una audición para un colorista, fue mi asistente. Pero ahora está en la fase de prueba. Ella salió del salón y luego pidió regresar. Ella vio que el mundo exterior tiene falsedad (risas) así que pidió volver. Deje, porque soy muy bueno… Estoy bromeando (risas). Pero es cierto, ella se fue, quería irse, y yo dije «¡está bien!». Ella se fue, vio cómo estaba afuera y regresó, se disculpó y tuvo una segunda oportunidad. Y lo hice, ella trabaja muy bien, no guardé rencor, ella volvió hasta con los pechos.

foto
Colección Personal Bruno Sodré

Y estabas en otro país, fuiste a Dubai… Un país no muy amigable con los homosexuales. ¿Tenías miedo de sufrir algún tipo de prejuicio allí?

Dubai es un lugar muy receptivo para el turismo, nunca sufrí ningún tipo de prejuicio allí. Creo que sabiendo a dónde vas y respetando hacia dónde vas, no te pasará nada. Allí siempre fui muy respetado, al contrario. Intento saber cómo comportarme en el lugar donde estoy, así como me gustaría que la gente se comportara donde yo también estoy. Se trata de respeto, así que me gusta mucho ese lugar. Nunca he sufrido ningún tipo de prejuicio. Dubai es un lugar turístico abierto al mundo.

¿Y puedes encontrar tiempo para la parte sentimental?

Estoy soltero. Salí con Víctor durante seis años, fue una relación realmente genial, aprendí mucho, él aprendió mucho. Lo conocí cuando tenía 18 años, hoy tiene 25, era un chico. Hoy nos convertimos en mejores amigos. Terminamos en la pandemia, hace 7 u 8 meses y porque él fue parte de mi vida de una manera muy importante y me ayudó a llegar a donde llegué indirectamente, porque llegamos por méritos, pero hay gente que está ahí apoyándonos. Como siempre me acompañaba, vivía conmigo y también me acompañaba en el salón (trabajaba conmigo, me ayudaba en el salón), aunque estábamos terminando, yo lo tenía a cargo. Ahora somos mejores amigos y hoy es el gerente del salón del shopping Morumbi Town. Si vas allí verás que el gerente es mi ex novio y lo separamos muy bien. No sé si está saliendo con alguien o no (risas), tampoco es asunto mío. Pero nuestro amor como hermanos permanece, el amor del respeto permanece. El amor del novio podría haberse ido por un tiempo, ya agotado. Es un chico muy joven, tiene mucho que vivir y aprender al respecto, así que tengo muchas ganas de tenerlo para siempre como amigo y él lo sabe.

Puede que ya hayas realizado varios sueños, pero ¿cuál te falta todavía?

Normalmente digo que no sueño mucho. Sigo agradecido por la oportunidad de estar vivo y viviendo las experiencias que vivo, por eso no puedo hablar así: “oh, hice mis sueños realidad”. Mi próximo sueño hecho realidad es esta línea de cosméticos, estará en mis manos y seré muy feliz. Si ella no viene ahora, o si nunca viene, también está bien. Lo importante es que siempre somos buenos con nosotros mismos, por eso estoy muy tranquilo con los sueños.

Siga a Bruno Sodré en Facebook, Instagram y Twitter.

This article is also available in: Português

Únete a nuestra comunidad de más de 15 millones de chicos

Encuentra exactamente los chicos que te gustan usando los filtros de búsqueda poderosos de SCRUFF. Hazte Embajador SCRUFF Venture para ayudar a los miembros que vienen de visita a tu ciudad. Busca una agenda actualizada de los mejores festivales, fiestas, orgullos y eventos gay. Aumenta tus posibilidades con SCRUFF Pro y desbloquea más de 30 funciones avanzadas. Baja la app SCRUFF aquí.