GAY BLOG BR by SCRUFF

This article is also available in: Português

A principios de los 90, Kassandra Taylor abrió una posada friendly, según ella, la primera en Brasil. Poco después llegó una discoteca. Ambos emprendimientos en una región costera, lejos de cualquier lugar LGBT en Río de Janeiro. El espacio estaba frente al mar, sin vecinos y con camino de tierra.

Como el acceso era difícil, en 1995 compró un autobús viejo, lo pintó de rosa fuerte y lo convirtió en un medio de transporte para llevar y traer al público de la discoteca.

foto
Colección personal Kassandra Taylor

Además de la vena emprendedora, Taylor también es artista, toca algunos instrumentos musicales, participó en programas de televisión en la década de 1980 (Chacrinha, Bolinha, Show de Calouros), hizo teatro con la fallecida Rogéria, videos musicales, y es considerada la primera y única Transexual ilusionista en Brasil.

Durante décadas de muchas historias, recordó algunas en esta entrevista exclusiva para GAY BLOG BR.

¿Es cierto que eres la primera y única ilusionista trans del país?

Soy la primera transexual mágica de Brasil y creo que en el mundo. Asisto a grandes congresos de magos / ilusionistas, y ahí fue donde Rogéria se interesó por este lado artístico de mí. Como yo era única, ella nunca lo había visto, a pesar de que viajaba como estaba, me vio aún muy joven, haciendo shows en San Pablo en las discotecas Nostro Mondo y Medieval. Trabajé con Elisa Mascaro, que era la dueña de Corintho, trabajé con Phedra de Córdoba, trabajé con Biá, varias personas de San Pablo y del Brasil que pasaron por aquí.

Eras muy amiga de Rogéria, ¿cómo la conociste?

Estaba actuando en una serie de ilusiones, cuando Rogéria vio y estaba encantada y me invitó a actuar con su elenco. Era Elaine Munis, Desyree y Tania Litierry en Adorável Rogéria (1987). Y así, estrenando a su lado en los teatros fue cuando vine a vivir a Niterói (RJ), donde vivo hoy (en Itaipuaçu), donde tengo mi casa, que también es una posada.

¿Y cómo combinaste la magia con el universo LGBT? Dado que en ese momento ya existía el doblaje en discotecas, espectáculos, etc.

Yo ya era un profesional (magia) desde los 15 años, comencé a hacer shows en una iglesia católica con el apoyo de mis padres. Mi padre fue mi primer seguidor, claro que en ese momento no era una niña, sino un niño, todavía estaba en la fase de transformación. En ese momento fue el boom de la silicona (industrial), afortunadamente no me coloqué, porque la mayoría de las chicas estaban llenas de silicona. Son las personas que vienen de París con litros y litros de silicona en el cuerpo, eso las personas de antes sufren más, porque es algo complicado. Yo, por tener muchos rasgos femeninos, no era tan necesario para mí, la naturaleza me hizo feliz con mi cuerpo, alma y el apoyo de mis padres también, me ayudó mucho. Mi transición llegó alrededor de los 13/14 años, y no paré de hacer mi magia, y así fue como llegué a los primeros clubes gay y pronto conté con el apoyo de la Condesa de San Pablo, dueña de la discoteca Nostro Mondo. Ella que me inventó por primera vez, y me dijo “¿por qué no haces magia vestida de niña?”. Y fue entonces cuando me conocieron en San Pablo como la «Ninfeta Mágica».

foto
Colección personal Kassandra Taylor

¿Abriste una posada gay en 1993, fue la primera en el país?

Fue la primera en Brasil dirigido al público LGBT, hasta entonces no lo había hecho, fue publicado en el Jornal do Brasil y otros periódicos de la época. Las habitaciones estaban personalizadas, había cuadros masculinos en las paredes. No había albergues para este público, y era un albergue LGBT con espectáculo y todo, esa era la diferencia, una posada junto a la playa con espectáculo y discoteca. Yo fui la pionera, todo fue un juego de marketing porque tres años después llegó el autobús de Priscilla, y luego el primer matrimonio gay del siglo, que se llevó a cabo allí. La difunta Rogéria, mi amiga personal, estuvo en la inauguración de la posada. Al principio, enfrenté muchos prejuicios por parte de los residentes de la región, incluida yo, una mujer trans.

foto
Colección personal Kassandra Taylor y Rogéria

¿Y cómo surgió el bus rosa al que apodaste “Priscilla”?

En 1995, se estrenó la película «Priscilla – La reina del desierto», un éxito en los cines, y que sirvió de inspiración para las drag queens. Tenía algo de dinero en ese momento, fui a la Avenida Brasil, cerca de Dutra, donde había unos hierros viejos. En ese momento había muchos autobuses, compré este autobús y lo convertí en “Priscilla – La reina del desierto”. No solo servía de marketing, sino que también era la herramienta que tenía, transporté al público desde allí frente al Copacabana Palace Hotel, tomé al público en este bus y lo llevé a la discoteca en Itaipuaçu, al club Imperiale. (discoteca), los viernes, sábados y domingos. El bus llegó a la región ya lleno y la posada ya estaba llena también, porque yo tenía un espacio grande con un escenario y todo, el bus funcionó un rato, luego me deshice de él.

¿El autobús tenía entretenimiento a bordo?

El bus estaba usado, viejo, lo pintamos, metimos mulecas adentro, iluminación en el interior, tenía buen sonido, incluso tenía shows de drag en su interior. Se suponía que debía llevarse a este público que a veces no tenía coche o por la diversión que también tenía el autobús. Soy pionero en varias cosas, este bus era como una discoteca andante, además de transportar al público, ya había un show en el bus. El viaje de Copacabana a Itaipuaçu tomó más de 1 hora. El público disfrutó de la discoteca hasta las 5 de la mañana, y luego Priscilla regresó a Copacabana llevando a la gente de regreso, dejándolas en el camino.

foto
Colección personal Kassandra Taylor

¿Recuerdas alguna historia divertida o inusual que sucedió en el autobús Priscilla?

Hubo un tiempo que el bus se rompió en la puerta de la posada en el momento en que todos iban a regresar a Río (zona sur). Tuve que llevar a la gente de regreso a Copacabana, tenía una Saveiro y cargué a más de 10 personas en el auto y crucé el puente Rio-Niterói. Si fuera hoy me multarían (risas). Fue un período en el que podías llevar a la gente al cubo, no usabas tantos cinturones de seguridad y podías fumar dentro de los clubes. Hoy, como buen conductor, no haría eso, y llevo conduciendo desde que tenía 18 años y siempre he sido cauteloso.

¿Fue una época en la que las baladas LGBT tuvieron mucho éxito en Río, más que las casas de hoy?

Fue un periodo en la que las discotecas funcionaban mucho, hoy en día nada de eso funciona, salvo las grandes discotecas. Las discotecas con shows son mucho menos hoy. Como la discoteca (y la posada) están cerca del mar, en ese período, Priscilla (el bus rosa) funcionó muy bien, luego bajó un poco por mis viajes al exterior, la pérdida de algunos amigos que trabajaban conmigo, luego se cayó un poco, pero nunca dejó de organizar fiestas.

¿Cómo se hizo la divulgación en el momento en que no había internet?

Nuestra única promoción en ese momento era la guía Spartacus (guía gay publicada en todo el mundo con consejos para la comunidad gay) o el periódico O Grito. Mucha publicidad de boca, muchos panfletos y nuestro público objetivo fueron los extintos clubes nocturnos gay de Niterói.

¿Por qué te deshiciste del autobús Priscilla, en un momento en que todo iba bien?

Me deshice del autobús el mismo año (1995), y fue una coincidencia que el Desfile Gay se realizara ese mismo año. En Niterói, hubo un lugar conocido como el descenso de la Caixa D’água, allí en ese momento hubo muchos accidentes terribles. Hubo una ocasión en la que estaba llevando a Priscilla al mecánico, el autobús tenía conductor y el autobús perdió el freno al bajar. Iba en mi auto en la parte delantera, y noté que Priscilla se demoraba demasiado (era de día y no había nadie en el bus), di una vuelta en U para saber qué había pasado y vi el bus apoyado contra un barranco, le faltaba el freno y la única salida era tirar el autobús en el arcén donde había un bache antes del descenso. Antes de que ocurriera una tragedia, tenía miedo, vi allí que podía pasar una tragedia gay, así que no continué. No podía poner en riesgo la vida de nadie, y luego vendí el autobús en el mismo lugar donde lo compré, lo vendí en ese mismo color rosa. Retiré a Priscilla. Soy muy visionario, y vi que no podía continuar, imagino que si eso pasa con el autobús abarrotado, transportando gente de noche y este autobús no tiene freno, no podría continuar.

foto
Colección personal Kassandra Taylor

Pusiste todo el espacio a la venta, ¿por qué?

Vivo mucho en San Pablo, porque mis padres viven en la capital y ya son ancianos. La posada se conoció como Castelinho do Recanto, porque quería construir una torre como un castillo, no sé si alguien que la compre seguirá lo que comencé hace 27 años, pero hoy en día soy muy conocido y respetado en Itaipuaçu (RJ). Estoy orgulloso de mi historia, hice teatro con Rogéria, gané un concurso de belleza, hice un video musical, actué en programas de televisión y en las mejores discotecas de Brasil y Europa.

¿Y cómo fue participar en el primer Desfile LGBT de Brasil en la playa de Copacabana con Priscilla, el bus rosa?

El primer Desfile del Orgullo Gay o Gay Pride en Brasil vino con la ILGA (Asociación Internacional de Lesbianas y Gays) de los Estados Unidos para la manifestación en Río de Janeiro. Yo y mi atrevimiento como siempre, coloqué un enorme tacón alto en el techo del autobús. Cuando llegamos allí, era el día de los juegos olímpicos gay en las arenas de Copacabana y llegamos con este autobús y fuimos un gran éxito. Había más de 5.000 personas alrededor del vehículo, un infierno (risas). Glamour total, esto fue fotografiado y fue noticia en los periódicos brasileños. El autobús Priscilla tuvo más éxito que el propio auto de sonido. Todo el mundo quería estar cerca de Priscilla, recorrimos toda la Avenida Atlântica hasta que se instaló donde estaba el extinto club gay Le Boy, parecía una Banda de Ipanema, se convirtió en una alegoría de Priscilla.

foto
Colección personal Kassandra Taylor

Eres de una generación anterior al sida, ¿cómo fue vivir ese momento tan tenso en la primera mitad de los 80? ¿Y el prejuicio en general?

Sobreviví a la epidemia de sida en Brasil, ya que estaba casado en ese momento, pero perdí a varios amigos. El prejuicio siempre ha existido, no diré que hubo más prejuicio que ahora, creo que fue más un tabú. Por parte de los chicos homosexuales, existía el miedo a aparecer, el miedo a que la gente viera en la televisión, al menos lo gay que recuerdo era que la gente decía que no iban porque allí iban a haber reporteros, «mi familia puede verme» etc. Claro que creo que ha mejorado mucho por un lado, pero nuestro mundo LGBT… creo que estaba más unido y a medida que se expandía más, bueno… estamos hablando de 1995, había pocas películas y telenovelas con beso gay, trans y mucho menos gay. Hoy vemos tanta discriminación, matanza, aunque en ese momento no teníamos tanto acceso a información ni cámaras grabando ataques, en fin, como vemos hoy. Creo que mejoró en una parte y empeoró en otra.

foto
Colección personal Kassandra Taylor

¿Y cómo fue tu transición de género?

Desde muy joven ya me asumieron y tenía esta tendencia transgénero, mi familia siempre me aceptó bien. Cuando me descubrí como persona, ya comencé mi transformación, mi adecuación. A los 13/14 años comencé a trabajar, comencé a tener mi independencia, comencé a tomar hormonas porque conocemos un maricón aquí, otro allá. En San Pablo, en la Avenida Ipiranga con São João, el foco era, ya sabes, íbamos a los cines, así que en ese período de finales de los setenta, principios de los ochenta es historia, es lo mismo que cinelândia en Río. A los 16 años ya era trans, aparecía Roberta Close, era mi amiga en ese momento, hasta hoy hablamos de vez en cuando, la conocí incluso antes de que se hiciera famosa, había muchos concursos de belleza, las discotecas no eran como hoy, eran más cerrados, pero era realmente genial, la mayoría de los clubes tenían espectáculos y, a veces, también teatro.

Hice la transición de género en Londres, era una idea que tenía desde muy joven. No me arrepiento de nada. Me operaron en uno de los mejores lugares que hace este tipo de procedimiento, en el mismo lugar que operó Roberta Close, solo que ella lo hizo 15 años antes, me operé en 2006, tenía 40 años y era ahora o Nunca. Esta fue una idea que tuve desde que era muy joven, no tuve ningún problema.

foto
Colección personal Kassandra Taylor (izquierda)

This article is also available in: Português

Únete a nuestra comunidad de más de 15 millones de chicos

Encuentra exactamente los chicos que te gustan usando los filtros de búsqueda poderosos de SCRUFF. Hazte Embajador SCRUFF Venture para ayudar a los miembros que vienen de visita a tu ciudad. Busca una agenda actualizada de los mejores festivales, fiestas, orgullos y eventos gay. Aumenta tus posibilidades con SCRUFF Pro y desbloquea más de 30 funciones avanzadas. Baja la app SCRUFF aquí.